Hijos separados: ¿Como acompañar sus emociones?












Como cada mes es un placer poder entregar lo mejor de mi para Agartam educación.
En esta ocasión contesto a Pilar de Barcelona que nos ha echo una pregunta muy enriquecedora y necesaria para muchas familias que se encuentran en estas situaciones.
Los hijos de padres separados tienen por delante grandes propósitos de vida, entre ellos seguir recordando la unidad que somos aún y estando en la distancia.
Las respuestas siempre las doy desde la necesidad del niño, para que como adultos podamos cubrir esas necesidades alejando nuestras mentes de las almas implicadas en el conflicto.
Gracias a todos por vuestra atención.


Joanna Coronado para Agartam Educación
Si deseas que responda a tus preguntas envía mail a consultaseducacion@agartam.com
Si deseas recibir el boletín gratuito de Agartam Educación envía mail a educacion@agartam.com
SI DESEAS VENIR A UN ENCUENTRO PRESENCIAL DE AGARTAM EDUCACIÓN (cada tercer Domingo de mes) envía mail a consultaseducacion@agartam.com 

Como acompañar a los niños de forma respetuosa





Gracias Carolina por hacernos llegar tu pregunta. Deseo que a tus dudas queden resueltas en las respuestas que seguidamente te expondré :)                                           Resultado de imagen de foto niño de dos años

PREGUNTA: 

Buenas tardes, estuve viendo vuestro vídeo del trabajo que hacéis y me gustaría saber cómo recomendáis tratar a niños de 2 años, en cuanto, a educación, como cuando se porta mal, no quiere dormir solo en su cuna.. etc..

Ya he utilizado todo tipo de técnicas y todas fallidas: razonando, demostrando que estoy contenta cuando hace las cosas bien y cuando no me pongo triste, pero eso no funcionó.. y tuve que pasar a castigo, si tiras eso y no lo recoges al sofá a pensar... si andas descalzo y te quitas los zapatos .. no puedes estar en el suelo asi que tendrás que sentarte.. pero pilla unas rabietas de padre y muy señor mío...
.

Grita, pega , en fin esté donde esté.. se levanta todas las noches de su cuna y se viene para mi cama cuando antes dormía del tiron.. tiene que dormirse en el sofá y luego yo subirlo a su cuarto.. estoy un poco desesperada y cuando pierdo los nervios le regaño ..

No sé como es vuestra filosofía o qué tipo de medidas tomar, si me puedes ayudar te lo agradezco.

Vivo en un pueblo de Málaga.
Enhorabuena por vuestra labor y mil gracias..

Suerte en vuestra andadura y de nuevo gracias.

Carolina 



RESPUESTA:

Voy a responder a tus dudas desde la visión del niño  sus necesidades emocionales  de aprendizaje innato, para que podamos comprender el conflicto y resolverlo en beneficio de todos.
En primer lugar te invitaría a reflexionar sobre "cuando se porta mal". Si bien es cierto que los pequeños experimentan  y crean situaciones que en muchas ocasiones pueden parecer poco acertadas o incluso "malas", en realidad tan solo están probando que sucede en ellos y  en su entorno cuando generan esas acciones. Los niños experimentan así los limtes propios, de quiénes les rodean  del espacio. Con ésta explicación quiero invitarte a mirar esas situaciones desde su perspectiva,  es la de que nada está bien ni mal, simplemente las cosas son  están en ese instante para experimentar que sucede (aprendizaje innato), lo hacen para aprender  desarrollar su inteligencia e intelecto.
En segundo lugar, el echo de dormir solo o no... en realidad depende del adulto, a que ellos saben que su capacidad de supervivencia en la vida está en dormir con sus progenitores hasta que ellos se sienten capaces por si solos de afrontar los "peligros" que conlleva este mundo :), fíjate en la naturaleza... las madres colechan a sus crías hasta que éstas están maduras como para vivir en libertad. El ser humano está lleno de creencias aprendidas que en realidad son solo creencias, no verdades. ¿Quién dice que los niños han de dormir solos? ¿Quién tiene la certeza de que los niños durmiendo solos beneficia su salud global? Todos esto forma parte de un sistema de creencias donde no se cubren las necesidades de los niños, sí la de los adultos que por sus motivos, desean que los niños duerman solos, apartados de ellos, en habitaciones separadas o que por ellos mismos aprendan a dormir tranquilos, en silencio, sin llorar ni despertarse. Esto no es la verdad,  en los primeros tres años, los niños creen que son una extensión más de su madre  ante cualquier situación que a ellos les suponga un riesgo, demandarán a mamá o papá, en busca de esa protección  y atención que necesitan para sentirse seguros y AMADOS... y digo AMADOS, porque al caer en nuestras creencias olvidamos el AMOR, para hacer caso a lo que "se cree que se debe hacer o es mejor".
Si estuviera frente a ti, te preguntaría, ¿Cual es tu necesidad de que tu niño duerma solo en su cuna? (respóndete en silencio y valora esa necesidad, es mu probable que tu niño esté "pagando" una necesidad que nace de ti, no de él...  y, Carolina, cielo, estamos para cubrir las necesidades de nuestros hijos, respetando nuestro ser, pero atendiéndoles desde el amor. Mira, te invito a una nueva reflexión, ¿Que haría el amor, la Fuente, el creador, Dios... ante un niño que pide llorando ser atendido (amor)? ¿Le dejaría llorando? ¿Le impondría que ha de dormir solo ? ¿Dejaría de darle esa atención que demanda (amor)? o por el contrario,¿ se acercaría, le escucharía, consolaría su llanto, enfado o tristeza, le envolvería de suaves palabras de tranquilidad, serenidad, confianza. seguridad que mermara su deseo de sentir amor? 
En el reinado del amor, se entrega amor... Y somos seres llenos de amor que venimos a entregar amor. Si tu pequeño te demanda amor... ya sabes la respuesta :). No te dejes llevar por las creencias, tan solo déjate llevar por lo que tu hijo está pidiendo de ti. Por experiencia propia, el echo de que tu hijo desee tu compañía para dormir, no es eterno, llegará un día en que no te demandará, si confía en él  sabe afrontar sus miedos desde el amor que tu le des. :)
Carolina, los niños hasta más allá de los 7 años, les resulta muy difícil razonar, ya que eso pertenece al hemisferio izquierdo,  este se desarrolla más allá del primer septenio de vida. Mejor pásate a la técnica de la comprensión  abandona la lucha de la razón.
Para estos casos lo que funciona es :
- Te veo, veo que estás enfadado o llorando o triste (tal cual esté)  por eso has echo esto que a mamá no le ha gustado. ¿Sabes?, mamá conoce una forma respetuosa de enfadarse. Cuando estés enfadado, puedes explicarme lo que te sucede  así te ayudaré a sentirte mejor sin que tengas de pegar, romper, gritar, etc...
Hemos de tener en cuenta que con 2 años su lenguaje es muy corporal , ya que todavía no tienen el suficiente léxico o vocabulario fluido para poder expresar lo que sienten, esto les causa frustración. El adulto olvida, la mayoría de veces, esta parte tan importante. ¿Que pasaría si como adultos quisiéramos expresarnos y no pudiéramos hablar fluido para que nos entiendan? Creo que más de un adulto patalearíamos por frustración; empaticemos con los niños.
Si te muestras contenta cuando "hace bien"  triste cuando "hace mal", le estás etiquetando,  y poniéndole una "nota" a su comportamiento (según lo que tu consideras bien o mal, basado en tus creencias). El niño entiende que a veces es bueno  otras es malo. A veces es aceptado otras veces rechazado. El ser humano necesitamos ser amados en todos nuestros momentos  respetados según nuestra diversidad propia. Prueba de aceptarlo en todas las situaciones y a decirle lo que sientes sin ponerle "nota", un simple ¡woooo que genial es esto! o un, a mamá esto no le gusta, respeta mi opinión. 

Para teminar voy a puntualizar:
*Ante gritos, puedes decirle: - de esta forma no comprendo lo que necesitas, hablas muy fuerte, cuando estés más relajado y hables más flojito comprenderé lo que me pides  y podré audarte.
*Ante golpes, puedes decirlo: - respeta mi cuerpo, a mamá no le gusta que le des golpes, a mi me gustan los abrazos  los besos. Si quieres que comprenda lo que me estás pidiendo puedes hablarme, o cogerme la mano suave.
*El echo de dormir en el sofá, puedes decirle: - Ahora es momento de descansar y dormir, el sofá es para sentarnos a leer un cuento (por ejemplo), la cama para dormir  descansar, así que hemos de ir a la cama. Es posible que no te guste esa opción, pero cada cosa tiene su función, la cama para dormir, el sofá para leer,  ahora es momento de dormir.
*Los castigos no funcionan, solo empeoran las situaciones, generando tensión y nuevos conflictos. Lo que funciona son los límites sin limitaciones  y las consecuencias (hacerse responsable).
*Los comportamientos de los niños (sobretodo los primeros 7 años), son el resultado de las emociones bloqueadas de los adultos que rodean o están con ellos. El cambio lo tenemos el adulto, no los niños. En este caso tu peque manifiesta inconformidades personales (sobretodo de mamá y papá). Este tema es extenso y personal para tratar en este escrito, pero es la gran base para resolver las situaciones que estás viviendo.

Con mucho amor, me despido. Un fuerte abrazo. Feliz despertar en la educación consciente, capaz de abrir nuestros corazones y entregar lo mejor de nosotros mismos.

Gracias, Joanna Coronado para Consultas Agartam educación.

*Si deseas que responda tus dudas sobre educación mándame mail a consultaseducacion@agartam.com
*Si deseas recibir el boletín mensual gratuito mándanos mail a educacion@agartam.com
*Si deseas presenciar nuestros encuentros mensuales de Agartam educación mándame mail a consultaseducacion@agartam.com

Como acompañar las rabietas de los niños









En esta ocasión he realizado un vídeo para responder a una de las consultas que se hicieron en el último encuentro de Agartam Educación. La pregunta era : ¿como frenar la rabieta de un niño de 5 años?.  Ante estas situaciones el adulto se enciende en alarmas que le impulsan a frenar, retener y solucionar cuanto antes estos conflictos, pasando por alto lo verdaderamente importante, que es la aceptación de las emociones de enfado y expresión de las insatisfacciones; también no se tienen en prioridad las necesidades de aprendizaje innatas del niño. Una visión sistemática de la situación nos inunda de empatía, comprensión, amor y respeto, para llegar a una finalidad de aprendizaje humano en estas situaciones.


Joanna Coronado para Agartam Educación
Si deseas que responda a tus preguntas envía mail a consultaseducacion@agartam.com
Si deseas recibir el boletín gratuito de Agartam Educación envía mail a educacion@agartam.com
SI DESEAS VENIR A UN ENCUENTRO PRESENCIAL DE AGARTAM EDUCACIÓN (cada tercer Domingo de mes) envía mail a consultaseducacion@agartam.com 

Quiero un móvil


Imagen relacionada


PREGUNTA:

Hola Joanna soy Martina y me gustaría tú opinión sobre un tema con mis hijas Nerea, Sofía y Ana. Son trillizas y tienen 10 años. Desde hace un tiempo atrás empezaron a pedir nuestros teléfonos para mirar las fotos y otros temas que les resulta interesante como vídeos de series de dibujos y otros. El tema está en que eso ha ido en aumento hasta el punto que ahora reclaman el móvil constantemente e incluso desean tener uno propio. Algunos niños de su edad ya tienen y ellas se justifican con ese argumento. ¿Debo comprarles un móvil ? ¿Como puedo gestionar esta situación?
Gracias.

RESPUESTA:

Hola Martina, gracias por confiar en Agartam Educación. Pues decirte que es una pregunta interesante, yo misma tengo un hijo de 12 años y me veo en situaciones parecidas a las que nos relatas.
Los niños son una copia de lo que ven en los adultos, y de una forma más o menos intensa, ven adultos que utilizamos móviles constantemente. Damos una gran utilidad a estos aparatos y ellos observan detenidamente ya que somos sus modelos a seguir.
Posiblemente tengamos que ser los primeros que aprendamos a gestionar la utilidad que les damos a estos móviles. Si te sirve de ayuda, suelo explicar a mis hijos que estoy haciendo cuando tengo el móvil cerca de ellos y me preguntan sobre eso. Por ejemplo, les explico que estoy enviando un mail a una persona que necesita una respuesta, y les enseño el texto lleno de letras. En lo máximo que puedo les hago ver que es una herramienta que me facilita el trabajo y que cuando ellos sean mayores y trabajen tendrán uno también. 
Lo que atrae a los niños es la curiosidad del "para que sirve esto, y como funciona". Al mostrarles abiertamente la herramienta enfocándola como una extensión de trabajo, se frena el exceso de curiosidad.
Muchos adultos no establecen límites ante estos aparatos, recurriendo a ellos excesivas veces, mostrando a los niños juegos, dibujos y un sin fin de sobrestimulantes adictivos para los pequeños. 
Poner unos limites seguros son la formula para acompañar a los niños dentro del mundo que vivimos con autorregulación y buen manejo de las tecnologías.
Los adolescentes encuentran una gran herramienta de "sociabilización ", que les permite estar en contacto con amigos "las 24 horas del día". Como todo... en armonía es fructífero, pero falta armonía a la hora de educar a los niños para generar en ellos la autorregulación de su cuerpo y lo que hacen con él.
No soy quién para decir si has de comprar o no un teléfono móvil a cada una de tus niñas. En mi opinión personal, cuanto más tarde suceda es más beneficioso para los niños. También estoy en la certeza de que el adulto peca a la hora de escoger un móvil para sus hijos, ya que no les proporcionan un teléfono donde el niño en un momento de necesidad pueda hacer una llamada, sino que abastecen a los niños con móviles de alta tecnología con cientos de aplicaciones y funciones que podría pasar sin ellas, reduciendo el gran riesgo de adicción que tienen sobre estos aparatos, pero es mi humilde opinión sobre el tema.
Un abrazo inmenso, deseo haber aportado una nueva mirada a tu situación
Joanna Coronado para Agartam Educación.


*Si deseas que conteste a tus preguntas o dudas que surgen a la hora de educar a tus hijos, alumnos o niños que te rodean, envíame mail a: consultaseducacion@agartam.com

*Si deseas recibir el boletín gratuito de Agartam Educación en víanos mail a:  educacion@agartam.com

ESTOY MUY ENFADADA


Resultado de imagen de foto de niña enfadada








PREGUNTA:

Hola Joanna, somos Marc y Mónica, padres de Alèxia de 2 años.
Nos encontramos que Aèxia reacciona pegando o con rábia cuando le pedimos que nos devuelva alguna cosa que nos ha cogido o que ha utilizado cuando es la hora de ordenarla.  Alguna vez su reacción puede incluso ser que lance el objeto y que se enfade.
Hay momentos que no sabemos como reaccionar.
Gracias


RESPUESTA:

Hola Marc, Mónica y Alèxia. Deseo poderos aportar las herramientas que necesitáis para resolver.
Primero deciros que no os alarméis ni os culpéis por no saber a veces como reaccionar. Esta situación es muy frecuente tanto en niños de la edad de vuestra pequeña, como en papás y adultos a cargo de pequeños.
Me comentas que reacciona pegando... ella defiende su postura a través de la materia (su cuerpo golpeando otro cuerpo), estos casos se suelen dar cuando por algún motivo sus recursos de comunicación están en proceso de maduración, es decir, que le falta aprender más lenguaje para comunicarse a través de las palabras. También tiene inmadurez en el conocimiento de su propio cuerpo, digamos que comunicación corporal. Así que os voy a dar unas pautas para que podáis resolver con amor y respeto estas situaciones.
1. Las cosas no se quitan de las manos :), es decir que cuando queráis que os devuelva algún objeto, creareis un diálogo para que ella misma sea la que se desprenda de ese objeto, solo así generará comprensión de lo que está sucediendo y será consciente. Por lo tanto no le quitareis nada de las manos. porque genera frustración y rabia, si le sumamos inmadurez de comunicación, tenemos muchas posibilidades de que termine en acciones como las que describes.
2. Poneros a su altura
3. Contacto visual con vuestros ojos
4. Señala el objeto en sus manos, espera a que lo mire, entonces le pides que por favor te lo devuelva, simplemente eso. No argumentéis en exceso.
Algo así como... mira Alèxia, "eso" es de papá y en este momento no deseo dejártelo, o... Alèxia, eso es para papas y mamas, y tu todavía no eres mamá. o... Alèxia, te lo he dejado un rato, ahora es momento de devolvermelo.
5. Seguidamente, añadir... respeta mi opinión y mis cosas. Ya se que te gusta mucho "esto", porque es muy xulo y te lo estás pasando genial, pero es momento de devolverlo. Y comprendo que te enfades.... a mi me pasa lo mismo, yo también me enfado cuando he de devolver algo que me gusta, ¿sabes? Así que se como te sientes, pero ahora es momento de devolverme "eso", y muchas gracias por comprenderme Alèxia, te quiero mucho cariño. Quizás en otro momento te lo volveré a dejar.
6. Y repites las veces que haga falta esta compresión hasta que ceda y te lo devuelva.

*Al principio tendréis que repetir varias veces, incluso se irá enfadando cada vez menos, hasta que un día, te lo devolverá sin más y con una sonrisa de oreja a oreja.
No olvidéis darle las gracias... Asi: Alèxia, gracias por respetar mi opinión y devolverme "esto".

Para ordenar es parecido, os doy unas pautas:
1. Poneros a su altura y avisarla un tiempo antes, yo suelo avisar unos 5 minutos antes. No le hables de tiempo, porque el factor tiempo no lo comprenden y no sirve para nada, solo para confundirlos más.
2, Yo utilizo mis manos para marcar el tiempo, esto es porque los niños se relacionan con la matéria, pero es largo de explicar, así que te cuento el concepto. Te decía que utilizo el dedo pulgar e indice y dejo un pequeño espacio entre ambos y les digo:- ¡Chicos!, en un momentito así de pequeñito tenemos de recoger, así que disfrutar de los últimos momentos que os queda para jugar a esto.
3. En poco rato repito, pero con menos espacio en los dedos
4. En poco rato es:- esta apunto de acabar el momento
5. Casi seguidamente: - Terminó el momento, es hora de colocar las cosas para volver a jugar en otro momento.
*Todo esto a su altura y mirándole a los ojos cada vez. Llegará un momento en que podréis saltaros pasos del medio, porque lo hará rápido y sin enfados espantosos.
6. Es muy probable que no desee recoger... Así que repetimos el acompañamiento a las emociones que surgen, a la compresión y amor.
-Alèxia, comprendo que no quieras recoger porque te lo está pasando genial, ya veo... yy por eso no quieres recoger... porque es super divertido, ya veo... y por eso te sientes triste o incluso enfadada... ¿sabes? a mi tampoco me gusta guardar algo que me está divirtiendo, pero hay momentos en que he de guardar las cosas en su lugar ya que tengo que hacer otra cosa que es importante... como ahora te está pasando a ti.

*Y así poco a poco, veréis como va autorregulándose, reconociéndose y gestionándose sus emociones, y las vuestras.

* Me gustaría matizar que los niños de 0 a 7 años, primordialmente somatizan comportamientos de emociones que son de los padres, son como los pequeños conflictos no resueltos dentro del adulto que ellos lo llevan a la acción a través de la materia. Resulta chocante o confuso cuando explico esto, pero mi larga experiencia cada día me demuestra más mi teoría sobre los comportamientos de los pequeños en relación con las emociones de los padres.

Marc y Mónica, muchas gracias por vuestra confianza. Os animo a seguir en la educación consciente con vuestra pequeña maestra. Disfrutar al máximo. Aquí esto si necesitáis más consultas.
Un abrazo, Joanna Coronado para Consultas Agartam Educación.

*Si deseas hacer una consulta envíame mail a: consultaseducacion@agartam.com
*Si deseas que te enviemos el boletin gratuito de Agartam Educación envíanos mail a: educacion@agartam.com





¡No quiero dejar de jugar! ¡No quiero hacer eso!




PREGUNTA:

Hola Joanna, mi nombre es Maite  y quisiera hacerte la siguiente consulta.
Mi hijo tiene 5 años y le cuesta mucho parar el juego para hacer otra actividad, ya sea salir de casa, bañarse, ir a cenar o cualquier cosa. Le damos un poco de margen antes de ir o cambiar de actividad, pero no nos hace caso  termina llorando. Hemos probado distintas formas de motivarlo, pero no logramos resultados.
Esperamos que nos puedas ayudar, Gracias.

RESPUESTA:

Hola Maite, comprendo esta situación.
Lo primero que vamos a hacer es comprender que es el juego para tu niño, desde su visión de niño.
Para un niño el juego es el mayor de los aprendizajes que puede experimentar y vivir desde la diversión y alegría. Entonces al estar inmerso en su universo de diversión y alegría, no quiere salir de ahí. Para un adulto imagínate... sería lo mismo. Cuando estamos inmersos en nuestro momento donde realizamos aquello que nos llena el corazón de paz y bienestar, y alguien viene a sacarnos de ese estado, pues no nos resulta fácil abandonar :), imagínate un niño, donde su único propósito actual es jugar y sentir felicidad a través de su juego.

Una vez comprendido como vive el niño el juego, voy a decirte algunas pautas que pueden servirte.

1. Avisaremos al niño un tiempo antes de terminar, como 10 minutos. Pero nos hemos de acercar a él, colocarnos a su altura, mirarle a los ojos y decirle que en un poco de tiempo hemos de dejar esa actividad para otro momento.
2. Reconocer lo que esta haciendo y dar importancia a su emoción de alegría que le  produce el juego, algo así:
- OOhh... veo que estas disfrutando mucho con este juego y que por eso no deseas parar de jugar. Te comprendo, porque a mi me pasa lo mismo. Cuando estoy haciendo algo que me divierte mucho... no quiero parar... pero paro, y continuo en otro momento. Eso es lo que vamos a hacer, vas a continuar en otro momento jugando a esto, porque te diviertes, ¿no? ¿y deseas seguir jugando en otro momento? Ya, normal... eso es lo que vamos a hacer. ¡Seguiremos jugando en otro momento! Ahora vamos, te acompaño a recoger y dejarlo preparado para ese momento.

3. Durante la conversa es imprescindible estar a su altura, y con las manos acompañar las palabras que le vamos diciendo, invitándole a través del gesto amable a recoger y cambiar de actividad.

4. Si accede genial
5. Si se pone a llorar... abrázarle fuerte y le explicas que le comprendes su llorar, que comprendes sus ganas de llorar porque no desea parar de divertirse, pero que lo que vamos a hacer a continuación también será divertido. Entonces les puedes preguntar:
- Mira vamos "a hacer tal cosa", ¿Como crees que podemos hacerlo para que sea más divertido para ti? Dame tus ideas, para mi es importante que te sientas feliz, así que dime como lo harías tu y decidimos.

6. Amor, amor y amor

Desea haber podido aportar luz a tu maternidad consciente, que sé que en muchas ocasiones nos confundimos y complicamos. Así que mucho amor para todos y feliz educación consciente.
Un abrazo.
Joanna Coronado, para Agartam Educación.



Si deseas que realizar una consulta, manda un mail a consultaseducacion@agartam.com
Si deseas recibir nuestro boletin gratuito de Agartam Educación, manda mail a agartameducacion.com

Padres separados, emociones desbordadas


Hola Joanna,
te escribo para ver que solución puedes aportarme para ayudar a mi hijo y a mi situación familiar.
Tengo un hijo de dos años y medio que desde hace unas semanas ha comenzado a lanzar objetos, rompe los juguetes, me tira la comida por el suelo, por donde pasa va tirando todo lo que encuentra a su alcance, incluso golpea a otros niños. Cuando voy a hablar con él para ver lo que sucede, sale corriendo y no atiene a mi llamada.
Esto se me hace una montaña puesto que hace unos 3 meses que me he separado y no sabemos cómo podemos afrontar esta situación.
Gracias



Respuesta:

Hola, gracias por tu confianza en Agartam Educación.
Dices que hace unos pocos meses que te has separado y pocas semanas que tu pequeño ha empezado a lanzar, romper y pegar. Por muy sofocado que te parezca el tema, he de decirte que la calma llegará pronto.
No me explicas cómo intentas resolver, pero deduzco que si se repiten estas acciones es porque el pequeño todavía no a liberado las emociones que ha generado en su interior de enfado e incomprensión.

En estos casos tan claros mi consejo es que tras cualquiera de esas acciones que hace tu hijo te acerques a él con estado de calma, te arrodilles a su altura o lo cojas en brazos, puedes sentarlo sobre ti. Has de hacer que te mire a los ojos, así que pídele que lo haga porque vas a contarle algo muy importante para que él y tú os sintáis mejor y más tranquilos.
Seguidamente reconoce su estado emocional sin juzgarlo, simplemente le puedes decir:
 -Cariño veo que has tirado eso al suelo, estás enfadado? o molesto?
( Da paso a que él pueda expresar si está o no está en ese estado, suelen contestar que si al enfado, pero si fuera que no, propón otra emoción como por ejemplo triste o nervioso, no tardará en aceptar su estado)
Cuando la respuesta es sí, estoy enfadado o molesto o triste... u otro. Simplemente di:
- Oh... vaya ya me he dado cuenta de que estás enfadado, o lo que esté, y por eso has echo eso... ya, cariño, me he dado cuenta, por eso estoy aquí, para ayudarte a sentirte mejor.
(Aquí el niño suele generar un estado de alegría y amor, porque se siente comprendido y le hemos ayudado a identificar su estado.)
Seguimos:
- Sabes, cuando yo me siento como tú también me entran ganas de tirar, pegar, lanzar, haz referencia a lo que él ha echo, así que puedo comprender lo que ha sucedido, pero cariño, a pesar de nuestro enfado, molestia o tristeza, hemos de respetar el espacio, las cosas que hay dentro y las personas. Así que en otra ocasión que te sientas así puedes hablar conmigo para ayudarte a sentir mejor.
 (Le abrazas, le das las gracias por escuchar, comprender y respetar. Propón que recoja lo lanzado o tirado, para que sea una consecuencia a su acto. Puedes ofrecerle tu ayuda, si así lo sientes.)

Busca el momento correcto para profundizar en lo que realmente está promoviendo estas acciones, la separación de sus padres.
Actúa simplemente diciéndole:
- Cariño... tu que piensas de que mamá y papá no estén juntos?
- Como te sientes ?

Es importante que, a pesar de su edad, pueda expresaros su opinión y sentimientos sobre algo que él también está viviendo a su alrededor y afecta a su vida. Muchas veces los adultos pecamos de no tomar importancia de la opinión e los niños sobre decisiones que tomamos nosotros pero que les afecta a ellos también y esto genera emociones en los pequeños que no saben gestionar y las manifiestan mediante acciones de las características que nos explicas.
Una vez se exprese, le reconoces, diciéndole:
-Ahora puedo comprender el porque algunas veces te sientes enfadado o triste y tiras las cosas al suelo, o pegas a tus compañeros, lo que te pasa es que estás enfadado con la historia entre papá y mamá, pero tranquilo, papá y mamá te quieren mucho y nunca te dejarán. Así que cuando te sientas mal nosotros te abrazaremos y atenderemos tu necesidad de amor.

Y verá que si esto lo integras en tu vida y eres constante en los pasos, tu pequeño dejará de tener esas acciones, sus emociones se regularán y crecerá sano y feliz.

Un abrazo y gracias por confiar en Agartam Educación

Joanna Coronado para Agartam Educación

Sí deseas que conteste tus preguntas sobre tus hijos mándame mail a consultaseducacion@agartam.com